miércoles, 21 de octubre de 2009

MUÑECAS SIN ROSTRO: SIMBOLO CULTURAL DEL ARTE DOMINICANO


Femeninas, siempre coquetas y moldeadas con la sensualidad de la mujer dominicana las Muñecas de Limé o Sin Rostro que adornan las casas de extranjeros y dominicanos no dejan de tener expresividad pese a su carencia facial.

Según creadores y vendedores éstas simpáticas muñecas no poseen rostro, porque reflejan la mezcla de cultura de los dominicanos, heredada de los aborígenes, africanos y españoles.

Mientras que otros aseguran que la falta de fisonomía de las muñecas se debe a que dejan a la imaginación de quienes la adquieran el rostro que deseen asignarle.Es aquí donde radica la magia de esta princesa del barro, la cual es fabricada a mano con empeño y corazón.

Existen cientos de modelos de muñecas sin rostro, desde la que representa a la mujer vendedora de frutas, conocida como marchante, hasta la que lleva rosas y maja café.

Éstas representan el sincretismo de nuestra raza, acompañada de una elegancia que toda mujer dominicana quiere exhibir.

Para elaborar las tradicionales muñecas, los artesanos utilizan barro cien por ciento nacional y un material muy delicado llamado porcelanicron.

UN POCO DE HISTORIA

Pese a que la historia de las muñecas sin rostro se pierde en el tiempo, se sabe que las mismas son originarias de Higüerito, en Moca, donde existe una tradición en la producción artesanal, ya que en sus inicios fue el centro industrial de utensilios del hogar de la ciudad de Moca y zonas aledañas.

Por su calidad artística y cultural, las Muñecas Sin Rostro han logrado una gran demanda internacional, siendo protagonistas de rincones memorables en los hogares de miles de personas en el mundo.